Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 mayo 2010 1 10 /05 /mayo /2010 07:18

discovery logo[1]

Hercólubus y el fin del mundo (I)


La esquizofrenia intelectual acecha por las calles de Valencia. Mi novia Ruth (si no la nombro ya aquí revienta...) me dio ayer un libro que le llegó al trabajo (lo iban regalando por los comercios) titulado ‘Hercólubus o Planeta Rojo’. La contraportada ya asusta: “Lo que afirmo en este libro es una profecía a muy corto plazo, porque me consta el final del planeta, lo conozco. No estoy asustando sino previniendo, porque tengo angustia por esta pobre Humanidad, ya que los hechos no se hacen esperar y no hay tiempo que perder en cosas ilusorias”. Lo firma el Venerable Maestro Rabolú, aunque su verdadero nombre es Joaquín Enrique Amórtegui Valbuena (Colombia) y anuncia el fin del mundo. Sería para partirse de risa, sino fuera porque, desgraciadamente, el señor Rabolú, que falleció en el año 2000, debía tener un serio problema mental. El libro, en realidad, son apenas 50 hojitas con un tipo de letra enorme, con lo que se lee enseguida entre la sorpresa y la vergüenza ajena. Imprimir todo lo que dice Rabolú en simples folios y ponerles una grapa ya me hubiera parecido absurdo y una pérdida de dinero, pero editarlo en plan libro es simplemente ridículo.

El caso es que el fin del mundo se acerca, amigos. Llega Hercólubus, o Planeta Rojo, que tiene un tamaño cinco o seis veces más grande que Júpiter, hacia la Tierra y va a acabar con nuestras vidas en breve (en las próximas décadas, dijo cuando lo escribió en 1998, aunque sus seguidores, que los tiene, apuntan a 2012). En el libro, (escrito tan mal que, además de un problema mental, Rabolú podría pasar por semianalfabeto, ya que alcanzar para juntar, con esfuerzo, letras y poco más) el Venerable Maestro se hace un lío de tres pares mezclando ideas esquizofrénicas, disparates y trolas infumables. El primer párrafo es de traca:

La Humanidad está embelesada con los pronósticos de los falsamente llamados científicos, que no hacen sino llenarla de mentiras, desfigurando la verdad. Vamos a hablar sobre Hercólubus o Planeta Rojo, que viene hacia la Tierra”.

Sí, amigos, ése es el nivel del libro: Los científicos no tienen ni puñetera idea, pero aquí está Rabolú para abrirnos los ojos. “Esto lo pueden negar los científicos con sus teorías, como lo están haciendo y lo han hecho, de desfigurar la verdad nada más que por orgullo, vanidad, y el deseo de poder. Se reirán como asnos rebuznando, porque no son capaces de medir las consecuencias de lo que hicieron”. El asunto es que somos tan malos (dinero, armas nucleares, sexo...) que la justicia divina va camino de la Tierra montada a lomos de Hercólubus, un planeta que sólo existe en su imaginación. Y no hay escapatoria, así que podéis dejar de rezar, porque de esta no nos salva ni dios. Conforme se acerque ese planeta rojo comenzará a desaparecer la vida en el nuestro y “la Humanidad tendrá que comer cadáveres de sus semejantes por el hambre arrolladora y el calor insoportable. Llegará el momento de la tragedia. (...) Esta raza va a desaparecer”. Para cagarse de miedo. En teoría, el enorme poder gravitatorio que ejercerá sobre la Tierra este planeta imaginario provocará un cambio climático devastador. El señor Rabolú olvida que, aunque lo suyo no fuera producto de un delirio y Hercólubus, además de existir, viniera hacia aquí, la fuerza gravitacional del sol con respecto a la Tierra ya es 2.000 veces mayor que la que ejercería ese plantea rojo y, aun así, ya veis, aquí estamos.

Como el tema no da para mucho más, lo despacha en cinco hojitas con una buenísima excusa: “Ya hablamos de Hercólubus más bien por encima, no profundizando mucho para no asustar, no alarmar a la gente”. Gracias, hombre, aunque la verdad es que no había dicho nada. Profecías apocalípticas, amenazas, el horror, devastación, muerte... Nada más. Pero para no publicar un libro de 11 páginas, nuestro amigo Rabolú decide mezclar churras con merinas y comenzar a desvariar de verdad.

¿Qué hemos hecho para merecer semejante final? Ensayar con bombas atómicas en el océano. “Hay grandes agrietamientos a lo largo del mar, profundísimos, que ya están haciendo contacto con el fuego de la Tierra debido precisamente a los ensayos atómicos. (...) El fuego de la Tierra ya comenzó a hacer contacto con el agua y están los ciclones haciéndose ver, que los señores gringos llaman ‘El Fenómeno del Niño’; no es ‘El Niño’, es el contacto del fuego de la Tierra con el agua. De acuerdo con el agrietamiento (...) no quedará ciudad costera sin ser arrasada; y empezará el hundimiento de nuestro planeta en el océano, porque ya está movido el eje de la tierra por todos los ensayos que están haciendo”. Para cagarse de miedo otra vez. Pero hay más. Por culpa de los ensayos nucleares, “ya existen monstruos, bestias salvajes en el fondo del mar, que se nutrieron con energía atómica y el calentamiento de las aguas las hará salir a buscar refugio; llegarán a las ciudades costeras y arrasarán con todo. (...) Lo que estoy diciendo es a corto tiempo”. Uy, qué miedo, una vez más.

Pero vamos a ver. Entonces, señor Rabolú, ¿el fin del mundo llegará con Hercólubus, con los terremotos o con las bestias marinas? ¿De qué nos está advirtiendo, hombre de dios? Es que no sabemos ni contra qué nos tenemos que proteger ¿Por qué este señor no se aclara antes de ponerse a escribir? Porque ya sería mala suerte que llegaran todo al mismo tiempo. Y, ya puestos, ¿cómo sabe todo lo que afirma? Porque no lo dice. Si todo esto es raro, más aún es que tenga su cuota de seguidores. ¿Cómo ha conseguido engañar a alguien con tanta estupidez, además, tan mal escrita? Porque hay una fundación en reconocimiento de este personaje. Y en Internet podéis encontrar referencias del disparate en cuestión. ¿Tantos desequilibrados hay?

Como se me está haciendo demasiado larga esta entrada, mañana seguimos con la segunda parte. Es mejor aún. De la mano de Rabolú viajaremos hasta Venus y Marte. Además, nos da unos consejos muy prácticos, que podéis hacer en vuestra casa, para hacer viajes astrales. La leche.

Compartir este post

Repost 0
Published by JONATHAN ISMAEL FRIAS CONCEPCION - en LO SOBRE.-NATURAL
Comenta este artículo

Comentarios

Eduardo Bustamante (pool griego) 08/23/2010 15:19


Jonathan, no seas jilll, el mensaje es para ti, este mensaje de salvacion es para nosotros, acaso nunca has pasado hambre???, frio? recuerda este mensaje va dirigido a ti, tu persona, tu Ser, nunca
olvides que todos somos hijos de Dios, solo
que por la ignorancia y nuestra tercadez, nos alejamos del "Padre nuestro que está en los cielos", podrías hablar tambien del cumplimiento de la destruccion de las torres de "babel" "las torres
gemelas", tambien hay que hecharle una miradita
a las profecias de la virgen de fátima (la verdadera) ella con su vervo amoroso y dulce, nos advierte que viviremos un período de caos, y terror. Que más pueden,
hacer los Dioses, por nosotros???, porque vuestra estrella irradia las tinieblas Jon?, no se trata de polarizarce, si no más vien de ser cada Día mejor como cristianos y hermanos que somos.


Presentación

  • : TU DISCOVERY B & C & R.D. INTERNACIONAL
  • TU DISCOVERY B & C & R.D. INTERNACIONAL
  • : Es un blog web pagina disponible para descubridores e inventores
  • Contacto

Artículos Recientes

Enlaces