Un frente lluvioso se cierne el 30 de octubre de 2007 sobre La Habana mientras la tormenta tropical Noel se aproximaba a la isla. Jorge Márquez, un campesino cubano de 62 años, tiene bien ganado el apodo de 'El pararrayos', pues sobrevivió a seis de esas descargas eléctricas en un período de 18 años, informó el sábado la prensa local.

Un frente lluvioso se cierne el 30 de octubre de 2007 sobre La Habana mientras la tormenta tropical Noel se aproximaba a la isla. Jorge Márquez, un campesino cubano de 62 años, tiene bien ganado el apodo de 'El pararrayos', pues sobrevivió a seis de esas descargas eléctricas en un período de 18 años, informó el sábado la prensa local.

Jorge Márquez, un campesino cubano de 62 años, tiene bien ganado el apodo de 'El pararrayos', pues sobrevivió a seis de esas descargas eléctricas en un período de 18 años, informó el sábado la prensa local.

El primer rayo lo afectó mientras viajaba en su tractor el 5 de junio de 1982. "Caí redondito", cuenta Márquez, "ese rayo me perforó los tímpanos y durante un tiempo no pude mover la mano derecha".

También sufrió quemaduras en la espalda, el pelo y perdió los empastes de sus muelas. El tractor sufrió problemas mecánicos.

Los otros rayos lo afectaron el 2 y el 23 de junio de 1987, el 8 de julio de 1998, en 1991 (no precisó la fecha) y el 13 junio de 2005, dentro de su propia casa, en la zona de La Julia, en la provincia de Las Tunas, a 650 kilómetros al este de La Habana.

Nadie le ha podido explicar porqué es proclive a recibir esas descargas. "Antes de morirme quisiera que alguien me investigara eso con profundidad", señala.

Interrogado sobre si siente miedo, dijo de manera resuelta: "¡Pues claro que siento miedo! Siempre que comienza a llover me encomiendo a Dios".